"La vida es un único verso interminable"

Gerardo Diego (Ángelus, Imagen, 1918-1921)

1 jun. 2010

EN OCASIONES

En ocasiones casi casuales
aparecen reflejos distorsionados y helados.

Paisajes nevados por el frio de la palabra.

Acurrucado y escondido, grito,
gritos estridentes insonoros,
golpean sin parar al pensamiento.

Corriendo por nubes de colores,
escapando del sentido de la forma,
parado contemplando respiro,
y me lleno y exhalo,
rápidos centelleos de esperanza,
repartida o solitaria,
triste o entusiasta.

A golpes de desconcierto
se cruzan los sentimientos,
afilados y claros,
cortantes y suaves,
parece que se clavan
y luego sangran
y se vierten,
derramando lagrimas.

Sólo,
respiro, suspiro,
asiento y siento,
que todo se escapa
y se graba
a fuego de sonrisa
y a fuego de esperanza.



Rubén M.A.

No hay comentarios:

Publicar un comentario